¿Conoces los 3 Diafragmas?

Quizá nunca te habías planteado que en el cuerpo pudiera existir más que un diafragma. Por regla general, conocemos el Diafragma torácico, que se encuentra bajo nuestras costillas y participa en una de las funciones principales de nuestro organismo: LA RESPIRACIÓN.

Vamos a centrarnos un poco más en este término: RESPIRAR. 

Para muchos de vosotros lo entenderéis como el mecanismo por el que el cuerpo introduce “aire” en nuestro organismo para poder así permitirnos la existencia. Pues bien, respirar es un proceso mucho más complejo del que nos creemos y son muchas las estructuras que forman parte de este mecanismo.

Imaginad que el cuerpo es una tela de araña, está conectado por todos sus lugares, desde la nariz hasta la punta del quinto dedo del pie. Cada músculo, hueso, tejido se mueve cuando respiramos, por lo que que haya una SINCRONÍA entre todos los sistemas es necesario para que nuestra respiración sea efectiva. De aquí se percibe la necesidad de una buena relación articular visceral, de una buena estática y de la movilidad.

¿Y por qué 3 diafragmas?

El aire cuando entra a nuestro cuerpo recorre cada una de sus extremidades, pero al igual que es importante que entre, es de gran relevancia la forma en la que debe salir, desde abajo hacia arriba, aquí es donde empieza su recorrido por los 3 diafragmas.

Si empezamos de abajo a arriba:

  • Diafragma Pélvico: es lo que se conoce cómo suelo pélvico.  Funciona en conjunto con el diafragma torácico. Es el conector entre el abdomen y los miembros inferiores. Cuando hay una disfunción en el suelo pélvico, la pelvis se bloquea y aparecen problemas en los miembros inferiores.
  • Diafragma torácico: es el más conocido por su función respiratoria. Es el conector del tórax y el abdomen. Es el más importante de todos los diafragmas, ya que si éste falla, afectará el funcionamiento del resto de las válvulas. Conecta nuestra parte superior e inferior del cuerpo.
  • Diafragma cervical: conecta el occipital (parte posterior del cráneo) y el hioides (hueso móvil que se encuentra en la parte delantera y superior del cuello). Corresponde al suelo de la boca y es la «válvula» que se encuentra entre la cabeza y el cuello.

Cómo podéis apreciar, están interconectados, y la disfunción de uno de ellos puede provocar distintas patologías o problemas en el resto del cuerpo, por ello es importante que todos trabajen en sincronía.

¿Y cómo hago para saber si estoy respirando bien?

  • Si sueles quedarte afónic@
  • Si tienes molestias en la zona del pecho cuando respiras
  • Si tienes molestias zona dorsal (entre las escápulas un poco más abajo)
  • Si tienes molestias en la pelvis
  • Si tienes alguna disfunción en el suelo pélvico
  • Si te molestan las cervicales
  • Si te fatigas con facilidad
  • Si durante el ejercicio sientes que no puedes realizar respiraciones profundas por la nariz…

Alguno de tus diafragmas no funciona como debería, préstate atención, escúchate y ponte en manos de un profesional. Los diafragmas son conjuntos de músculos, tendones, ligamentos y tejido, si no los trabajamos como debe pueden contracturarse y empezar a dar molestias. 

¡Aprende a respirar!

Muchas gracias a tod@s

Escribir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.