¿SÁBES CÓMO REALIZAR UNA AUTOEXPLORACIÓN DE TU DIÁSTASIS?

Cada vez escuchamos más la palabra “diástasis”. Para aquella persona que no lo sepa, es el aumento de separación de la distancia entre los rectos. A partir de 2,5 cm se empieza a considerar patológico y, aunque es mucho más habitual en la mujeres tras un embarazo, también puede aparecer en hombres o mujeres que no han sido mamá.

Muchas personas acuden a nuestro centro para consultarnos la severidad de su diástasis, porque se lo ha dicho algún amig@, compañer@ de sanitario o se lo han valorado ell@s mismos. 

Os vamos a explicar los pasos que debes seguir para realizar una autoexploración de tu diástasis. 

  • Túmbate en el suelo, flexiona las rodillas, apoya las plantas de los pies en el suelo y coloca tu pelvis neutra. Para colocar la pelvis neutra deberías sentir que hay un ligero hueco en tu lumbar y que los huesos de tus caderas (espinas ilíacas) y el pubis están paralelos al suelo. 
  • Palpa tu línea alba. Los rectos del abdomen empiezan en el pubis y llegan hasta las costillas. Empieza en el pubis y ves subiendo de forma transversal al recorrido de los rectos.
    • De esta manera puedes sentir la resistencia que ofrece el tejido, la dureza que tiene tu línea alba en reposo. 
  • Coloca tus dedos de manera perpendicular a los rectos y levanta las manos a la altura de tus caderas y a continuación realiza el gesto de despegar tu cabeza del suelo hasta levantar las escápulas o paletillas. 
  • Aguanta unos segundos en esa posición y empuja tus dedos haciendo dentro y valora:
    • ¿Te caben los dedos? ¿Cuántos dedos te caben?
    • ¿Está duro el tejido y te empuja hacia arriba? 
    • ¿El tejido está blandito y se te hunden los dedos hacia abajo?
  • Repite el movimiento cambiando tus dedos a lo largo de la línea alba. Son importantes 3 zonas: 
    • Zona infraumbilical (2 dedos por debajo de tu ombligo)
    • Zona supraumbilical (2 dedos por encima de tu ombligo) 
    • Zona cerca a las costillas.

Tanto si te caben 2 dedos o menos como si el tejido está duro cuando haces un abdominal es buena señal. En principio, haciendo ejercicio guiado por un profesional tenemos expectativas de mejora. 

Por el contrario, si te caben 3 dedos o más, y sobretodo, si los dedos se te hunden mucho cuando haces un abdominal es una pista de que ese tejido ha sufrido mucho y debemos tener mucho cuidado para no lesionarlo más. En este caso, te recomendamos que acudas a un fisioterapeuta experto en diástasis para poder hacer una adecuada medición ecográfica y personalizarte las pautas que necesites. 

¡Seguro que este artículo te ha parecido interesante!

¡Hazte el test! Y si tienes cualquier duda consúltanos.

Escribir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.