HEMORROIDES Y VARICES VULVARES EN EL EMBARAZO

¿Qué son?

Durante el embarazo se produce un aumento del flujo sanguíneo y, según va aumentando el tamaño del bebé, este ejerce también presión sobre parte inferior del cuerpo, lo que puede favorecer la aparición de varices vulvares y hemorroides. Ese volumen de sangre en la región pélvica facilita que la sangre se acumule en las extremidades inferiores y en la zona vulvar, tanto en los labios mayores como en los menores, así como en la zona del ano. Todo ello favorece la aparición de varices.  

Las varices vulvares son venas que se dilatan en la región del periné y vulva. Generalmente se forman a consecuencia de una insuficiencia venosa pélvica, muchas veces relacionada con el aumento de presión venosa en la pelvis que se produce durante los embarazos. Las Hemorroides o almorranas también son varices, se trata de la expansión de un vaso venoso por falta de un buen retorno circulatorio.

Hemorroides en el Embarazo

¿Por qué ocurre?

La principal causa de la aparición de las varices vulvares es la insuficiencia venosa pélvica. De hecho, el embarazo es la causa más común de varices vulvares.

La aparición de varices también tiene un componente hereditario. Por eso, puede ser común que algunas mujeres sean más propensas a desarrollar varices en las piernas y también, con mucha menor frecuencia, en los labios mayores y menores.

Las hemorroides aparecen por la misma causa, pero añadiendo el componente de la mala gestión cuando vamos al baño, ya que la postura de defecación suele provocarnos, en muchas ocasiones, la aparición de estas hemorroides debido a la fuerza que hacemos para poder defecar. Ya que durante el embarazo podemos tener anemia y que nos indiquen la toma de hierro, y uno de los posibles efectos secundarios es el estreñimiento.

Por otro lado, en el último trimestre aumenta la compresión a nivel intestinal debido al peso del bebé, por lo que la compresión y falta de actividad física, sumado a la situación hormonal que estamos viviendo por los altos niveles de progesterona, da lugar a que los tejidos estén más relajados/ laxos, por lo que el tránsito intestinal no es nada ágil y eso nos deriva a poder tener estreñimiento. De ahí la importancia de la postura cuando vamos al baño.


Síntomas

Por lo que respecta a las hemorroides, tendremos sensación de picor y escozor. Además, cuando vayamos al baño puede ser que hacer de vientre nos resulte bastante doloroso y que incluso sangremos en alguna ocasión.

Las varices vulvares tienen unos síntomas algo diferentes, notaremos presión en la región de la vulva, como pesadez y tumefacción. Muchas veces las regiones cercanas a la vulva adoptan coloración oscura, de tonos verdes y violetas.

¿Qué puedo hacer?

En ambos casos, la fisioterapia perineal puede ayudarte.

En las varices vulvares, nuestro principal objetivo es aumentar el retorno venoso para descongestionar toda la zona vulvar. Por lo tanto, estas son una serie de medidas que ayudarán a mejorar tu circulación:

  1. Actividad física durante el embarazo
  2. Posturas de drenaje para aliviar los síntomas de compresión
  3. Acudir a un fisioterapeuta experto en el drenaje vulvar
  4. Mejorar tu alimentación, evitando alimentos que aumenten la retención de líquidos: sal, harina, azúcar refinado…

En las hemorroides, nuestro objetivo es aliviar la presión en la zona pélvica para desinflamar toda la zona y que disminuyan los síntomas. Así como, en las varices, mejorar el retorno venoso. Puedes empezar por:

  1. Cambiar tu postura defecatoria, como indica en la imagen.
  2. Actividad física para mejorar el tránsito intestinal y aliviar el estreñimiento.
  3. Posturas de drenaje para aliviar la compresión en la zona
  4. Si estás tomando alguna medicación para el hierro, hablar con tu médico para poder probar otro tipo de medicación
  5. Masajes en un bidé o en la ducha con agua templada en la zona, realizando pases desde la vulva hacia atrás para descongestionar la zona.

 Sensación de picor y escozor

Siempre, ponte en manos de un especialista para resolver cualquier duda que te pueda surgir. Y recuerda, la fisioterapia perineal puede ayudarte a mejorar tus síntomas vulvares y anales. No dudes en ponerte en contacto.

VIVE TU EMBARAZO SALUDABLEMENTE 

CIFIP Suelo Pélvico11 enero, 20210

Escribir Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.